¿Dónde recargo el choche?

El futuro del vehículo eléctrico es impensable si no va unido al de los aparcamientos. A pesar de que la realidad de una implantación significativa de vehículos eléctricos en nuestras ciudades tiene aún mucho camino que recorrer, el sector de los aparcamientos y garajes tiene disponibles, a día de hoy, muchos más puntos de recarga que coches eléctricos circulan por las calles.

“Dados los niveles de autonomía que se barajan a corto y medio plazo, para que los usuarios puedan tener confianza en que el vehículo eléctrico sea capaz de resolver sus necesidades cotidianas de transporte, es necesario contar con una amplia red de puntos de carga”. Jaime López Aguilar, Presidente de ASESGA (Asociación Española de Aparcamientos y Garajes), puso de manifiesto en Barcelona, la trascendencia del papel que la Asociación y el sector que representa tienen en el desarrollo del vehículo eléctrico en España.

“Esa red debe de ser capaz, por un lado, de ofrecer recarga nocturna para aquellos usuarios que no dispongan de una plaza de garaje propia, así como de recarga diurna para que tras una estancia de 2 o 3 horas se pueda ampliar el margen de funcionamiento del vehículo”. En este sentido hay que tener en cuenta que en la mayoría de los parkings de rotación la ocupación nocturna es muy baja, que la estancia media supera las 2 horas y la existencia en grandes ciudades de aparcamientos estacionales –estaciones de tren o aeropuertos- que permiten combinar el vehículo propio con otros medios de transporte.

El sector de los aparcamientos y garajes ha estado presente en la gestación y en los primeros pasos del vehículo eléctrico en España. Tanto a nivel institucional -ASESGA ha estado presente de forma activa en la redacción y elaboración de la Estrategia y Plan de Acción para impulsar el vehículo eléctrico-, como empresarial – son varias las empresas que desde hace tiempo han instalado puntos de recarga gratuitos en sus aparcamientos-, el compromiso del sector es absoluto, plenamente conscientes de que el desarrollo del vehículo eléctrico tienen que ir paralelo al de los aparcamientos.

“Nadie puede decir que los empresarios del sector de los aparcamientos hemos mirado hacia otro lado esperando acontecimientos. De hecho, ya desde hace años, las distintas empresas han venido instalando puntos de recarga, muchas veces sin ayuda pública, y sin tener todavía claros conceptos como la legislación a aplicar y los estandartes a cumplir”. “Para comprender el merito de este proceso es conveniente tener en cuenta que para un parking la instalación de un punto de recarga, significa dejar una plaza para uso exclusivo de coches eléctricos, con lo que, hasta que el parque de este tipo de vehículos se extienda, se está renunciando a la posibilidad de negocio”

Para Jaime López Aguilar se trata de una apuesta de futuro en la que ASESGA está dispuesta a comprometerse. Todavía existen muchos puntos que deben desarrollarse como, la gestión de carga –actualmente gratuita en los aparcamientos-, las tarifas en los aparcamientos de concesión municipal, así como diferentes aspectos que previsiblemente se irán desarrollando según vayan aumentando el número de vehículos eléctricos en circulación y el de plazas reservadas para la recarga.

En cuanto a la situación actual del vehículo eléctrico en España, para el Presidente de patronal, no debe plantearse la comparación entre vehículos de combustión y eléctricos. “El vehículo eléctrico no es una evolución del de combustión interna. Aparentemente tienen la misma utilidad, pero son distintos. Sencillamente, son productos diferentes. Puede que compartan el tener cuatro ruedas y un volante, pero en realidad se trata de una nueva raza, un nuevo concepto que debe diseñarse partiendo prácticamente de cero”. En cuanto a competencia planteada entre ambos modelos, su respuesta es evidente: “teniendo en cuenta el precio, prestaciones, autonomía y confort, hoy en día el coche eléctrico no puede competir con el de combustión”.

Para Jaime López Aguilar el vehículo eléctrico cambiará nuestra forma de entender la movilidad. Su futuro se basa en tres cambios fundamentales: La propulsión en el futuro será sin duda por electricidad. Los vehículos estarán integrados en “Internet of Things”, lo que posibilitará sistemas de tráfico altamente sofisticados, que permitirán una conducción automática que mejorará la seguridad y la eficacia. Por último, se pagará la utilización en lugar de la propiedad. Los coches actuales están estacionados el 90% de su vida útil, y el 10% de su uso lo hacen con una media de 1.3 ocupantes, aun cuando su capacidad sea de 5 e incluso 7 personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *